28 junio 2010

de lo ANIMAL en Pallasmaa


Juhani Pallasmaa via: animal-architecture.

"El libro de Bernard Rudofsky "Arquitectura sin Arquitectos", a comienzos de los años sesenta abrió la mirada de la profesión arquitectónica a las cualidades de las tradiciones de construcción de las culturas indígenas y vernáculas. Habiendo estudiado las culturas africanas tradicionales tanto en el este como en el oeste de África, y especialmente la cultura Dogon en Mali, me he dado cuenta de que estas tradiciones de construcción están guiadas y mediadas para la siguiente generación, a través del sentido háptico más que a través de códigos o estilos visuales.

Durante tres décadas también estudié bastante el comportamiento de construcción animal y, en el mundo animal, el comportamiento de construcción refleja el cuerpo y los movimientos corporales del animal en cuestión. El comportamiento de construcción está guiado por condicionantes genéticas y desencadenado por cambios hormonales. Pero también los procesos de ensayo y aprendizaje (como en el caso de los tejedores y los tilonorincos), y la auto-organización (como en el caso de los insectos sociales, como las hormigas y las termitas) poseen una función. Nuestra arquitectura humana de la era post industrial se ha vuelto cada vez más visual (retinal) y estetizada visualmente. Mis escritos se centran en la historicidad del ser humano y en la esencia plurisensorial y encarnada de la existencia humana."

En esta entrevista encontrada en "arquitectura y territorio", Pallasmaa habla de la enseñanza de la arquitectura. Según él, la arquitectura se enseña actualmente desde la estética de la imagen, la perspectiva, la forma:

"La arquitectura ha sido teorizada, enseñada y criticada como la forma artística del ojo, la geometría y la composición visual. La comprensión empírica y fenomenológica de la arquitectura, en oposición al formalismo visual, desafía la manera en que se comprende y enseña la arquitectura."

En mi método de enseñanza apunto a lo que sucede en la mente y el corazón del estudiante y del observador, en lugar de la manera en que luce un objeto físico.

Mi objetivo no es enseñarle qué es la arquitectura a nadie, trato de hacer que mis estudiantes estén conscientes de ellos mismos como seres individuales únicos, autoridades absolutas de su trabajo y de sus vidas. De la misma manera, las reacciones y sensibilidades estéticas deben surgir del individuo, de sus experiencias de vida y sus recuerdos, no del sistema valórico del profesor o de las convenciones sociales predominantes."

1 comentario:

twobo arquitectura dijo...

Estas frases deberían ser interiorizadas en muchas universidades, o bien por muchos de nosotros...

No conocía a Pallasmaa y lo descubrí a través de un blog, hace poco, la arquitectura en sus textos resuena de otro modo, siempre más humano.


Un saludo.