06 junio 2007

CONCURSOS ESTRELLA Y OTROS TEMAS "SIN INTERÉS"...

A continuación "pego" un texto publicado en DV y firmado por Santi Eraso en relación a "los arquitectos estrella". La necesidad de muchas administraciones por salir en el mapa arquitectonico mundial les hace caer en el mayor de los ridículos. Últimamente hemos soportado un caso cercano a nosotros con el concurso para un nuevo Centro de Artes Escénicas en Zarautz. Curiosamente, los selecionados para la segunda fase son: Zaha Hadid, Eduardo Arroyo, Kengo Kuma, Coop Himmelblau y Alejandro Zaera. Seguramente serán de los pocos que podían cumplir lo que exigía el pliego de condiciones. El artículo de Santi se centra en otro contexto, aunque vemos que es extrapolable a cualquier rincón del mundo por "ridículo" que éste sea:

LOS ARQUITECTOS ESTRELLA
Diferentes indicadores mediáticos y corrientes de opinión señalan que, definitivamente, la arquitectura contemporánea se ha convertido en el nuevo paradigma de la modernidad y sus “arquitectos estrella” en los grandes creadores de nuestro tiempo. Sus nombres, repetidos una y otra vez hasta la saciedad, se han sumado a esa retahíla de nombres propios que puebla el universo de los “genios individuales” y camufla la innumerable nómina de excelentes arquitectos discretos, creadores anónimos y, en muchos casos, simples ciudadanos con capacidad de invención, que son el sustrato real de la vida creativa y la innovación social.
Ahora, los mecenas ilustres, casi siempre vinculados a grandes firmas empresariales, buscan en la arquitectura marcas de prestigio para sus clientes; y muchos Estados, en sus diferentes niveles de competencia administrativa, remedio paliativo para sus ciudadanos. En definitiva, la panacea visual que alimente el espíritu de los humanos y “el capital simbólico” que se sume al “capital financiero” del progreso económico.
En muchos casos, la cultura es la escusa perfecta para justificar este maridaje entre arquitectura, poder económico y política.
Este aumento de arquitectura al servicio de la ciudad espectáculo encuentra en la proliferación de eventos, conmemoraciones y celebraciones el argumento perfecto para su justificación y oculta una práctica política que olvida que los procesos creativos y las experiencias sociales generadas desde las redes ciudadanas son, a la larga y a pesar de su complejidad, mucho más eficaces para el desarrollo social y la igualdad de oportunidades, base de un auténtico progreso integral de la ciudadanía.
El último gran ejemplo de esta modernidad cínica empieza a levantarse al lado del mayor escenario mundial de guerra y conflicto. El jeque Sultan bin Tahnun al Nahyan, jefe de la Autoridad de Turismo y Desarrollo de los Emiratos Árabes, quiere construir una gran ciudad de la cultura en Abu Dhabi y, sin complejos, afirma: “Lo que está ocurriendo en Beirut es una desgracia. Queremos que se vuelva a los viejos tiempos de las ciudades cosmopolitas árabes”. Al lado de la destrucción y la ruina, propone la edificación inmoral de una nueva Alejandría, como si el reflejo irónico y espectacular de las paredes relucientes de esas nuevas Bibliotecas, Museos, Centros de Ocio y Hoteles, pudieran paliar el daño moral que “nuestra avanzada civilización” está infringiendo a los habitantes de esa inmensa geografía de la vergüenza, llamada Oriente Medio.
Para llevar a cabo semejante objetivo, no se le ocurre nada mejor que llamar a Franck Gehry, Zaha Hadid, Jean Nouvel y Tadao Ando - de momento, ya que a estos nombres se sumarán pronto otros - para recuperar el prestigio de los árabes, como si estos no tuvieran nada mejor que hacer y además tampoco supieran como hacerlo. Así, de esta manera, el arquitecto impúdico se convierte en el mejor propagandista de una idea descabellada que toma cuerpo en el peor escenario posible.


SANTI ERASO

2 comentarios:

fernando mh dijo...

Sobre arquitectos estrella e iconos mediáticos del poder escribí una nota hace unas semanas, que además generó un interesante debate, sobre un libro de Deyan Sudjik titulado "La arquitectura del poder" . Coincide en algunas ideas que expone Santi Eraso en su artículo,sobre el cinismo y la superficialidad en la utilización de los "arquitectos estrella" como garantía del éxito comercial de proyectos discutibles.

TOKI dijo...

no conocía el libro. será interesante echarle un vistazo. El tema da para una enciclopedia. gracias.