24 marzo 2010

ENTRE LO ATMOSFÉRICO Y LA RAZÓN


inundaciones en África

Las catástrofes naturales evidencian el grado de imagen representada que la naturaleza tiene para nosotros. La idea de lo natural como paraíso redentor se revela en la catástrofe como enemigo de la razón y de la "lógica urbana".

En esta línea, José Ballesteros se pregunta sobre la posibilidad de reproducir o imitar los procesos naturales en la arquitectura: No somos capaces de reproducir la naturaleza, esa gran obsesión del hombre. No hemos descubierto los secretos de su complejidad, que nos fascina, tanto por su belleza como por ser el resultado de un montón de condiciones de adaptación, perfectas a su medio. (...) No basta con imitar lo que vemos, hay que adaptarlo. Hoy día un avión no tiene nada que ver con un pájaro, aunque usa el mismo sistema de sustentación en el aire. Formas diferentes, resultados diferentes, pero mismo código.”


Efren Garcia Grinda y Cristina Diaz Moreno en su "manifiesto" titulado "material del jardinero digital" defienden la enseñanza de las estructuras naturales y sus procesos para crear nuevas naturalezas o arquitecturas que dejen el lastre de la cultura arquitectónica para acercarse a arquitecturas que imiten procesos naturales, arquitecturas que anticipen su desarrollo, su transfromación, incluso su fecha de caducidad:

"Así, la arquitectura que correspondería a todo ello pasaría a ser, como otros objetos y tecnologías de uso cotidiano, algo que nos permite relacionarnos con eso que está ahí fuera de un modo menos traumático, más fluido y natural; que a través de la construcción de un espacio, se convierte en un instrumento de intermediación técnica entre nuestro cuerpo y lo que nos circunda, esa asamblea de humanos y no humanos; que trabaja filtrando las percepciones del afuera. Esa nueva relación pasaría por entender que no necesitamos recurrir a la ortodoxia medioambiental u otras aproximaciones simplificadoras para ver cumplido ese acercamiento, sino más bien adquirir el compromiso de desarrollarla como una eficaz herramienta de intermediación técnica con lo natural, que nos facilite esa relación de igual a igual. cuáles podrían ser los procedimientos para generarla. De esta forma entenderíamos cuál es el papel de los patrones organizativos en las especies y a través de qué clase de mecanismos de diferenciación se diversifican en individuos. Es decir, aprenderíamos a fijar nuestro interés no en la diversidad como hecho, en su metrificación y cuantificación, sino en los agentes, mecanismos o situaciones que la producen."

Mientras tanto, Olafur Eliasson media entre el espectador y la instalación artística para acercar sensaciones atmosféricas a los espacios expositivos. Eliasson recuerda que la única experiencia natural que media en las ciudades es el clima, la sensación atmosférica.
Olafur Eliasson, The Weather Project.

En las instalaciones de Eliasson el espectador va más allá del intercambio estético: se produce una experiencia sensorial con el espacio expositivo más cercano al que experimentaríamos en un nuevo escenario natural que el que sentimos en escenarios urbanos.

Parece que la "razón urbana" y la "alta cultura" arquitectónica nos haya desconectado la capacidad sensorial respecto a los espacios construidos. Existe una necesidad de recuperar la arquitectura como "filtro" o como "mediación" entre lo natural y lo artificial.

1 comentario:

twobo arquitectura dijo...

el vídeo es espectacular, en algo de ello pensamos el blog http://twobo.blogspot.com/2009/02/el-lenguaje-del-espacio.html

No creéis que la arquitectura no debe adoptar los procesos emergentes o naturales,si no que lo adoptarán los procesos que la arquitectura aloja, ya sea gente, clima, información, etc...

un saludo.